Viajar a Bali. Que ver y hacer. Turismo en Bali

Bali no es una ciudad, sino que se trata de una isla (al igual que Java) y cuenta con una población nada despreciable de 4 millones de habitantes. La ciudad más poblada de la isla es Denpasar, con 800.000 habitantes. Para que te hagas una idea, Sevilla tiene menos de 700.000 personas, así que no hablamos de una ciudad pequeña.

Algo interesante de Bali (ademas de las preciosas playas de Bali) es que, a pesar de que la mayor parte de Indonesia es de confesión musulmana, aquí se mantienen las creencias hinduistas mezcladas con otras creencias anteriores, como el animismo.

Viajar a Bali

En Bali podrás visitar los arrozales, las aldeas tradicionales, el Templo de Besakih, el Templo Ulun Danu Batur, el Templo Taman Ayun, el Templo Tanah Lot,… En fin, una enorme cantidad de lugares espectaculares.

Más allá de los templos y las aldeas tradicionales, se puede visitar el Monkey Forest, en Ubud. También se puede visitar el Taman Gili, la única parte del Palacio Real de Klungkung que aún se mantiene en pie.

bali fotoEsto es solo un pequeño porcentaje de todo lo que puedes hacer en esta isla, por supuesto. Simplemente, con lo mencionado esperamos que te hagas a la idea de lo mucho que guarda Bali para ti.

Turismo en Bali

Bali, provincia de Indonesia, es una isla que representa a la perfección la habilidad de la naturaleza para crear belleza y lugares de ensueño. Un paraíso para los amantes de la exploración, la naturaleza salvaje, playas idílicas y todo lo que puede incluir un sistema tropical.

Con 4 millones de habitantes nada menos, forma parte de las 17.000 islas que constituyen Indonesia, país de destino turístico por su riqueza inconmensurable. A pesar de que la mayor parte de Indonesia es de confesión musulmana, aquí se mantienen las creencias hinduistas mezcladas con otras anteriores, como el animismo.

Temperatura en Bali

Bali pervive en el verano durante todo el año, rondando los 30º de temeperatura media. Se encuentra muy cerca del ecuador y sufre pocas variaciones, manteniendo un clima cálido continuo. A pesar de ello, en las zonas montañosas descienden los grados, sobretodo durante la noche. Sin embargo hay dos estaciones bien diferenciadas: la estación seca y la época de lluvias o  monzón. La estación seca empieza en mayo y finaliza en octubre. Es la época que equivale a la temporada alta y los turistas comienzan a poblar los hoteles. El monzón de Bali es muy suave, empieza a finales de octubre y termina en abril. Es la temporada baja de turismo y los precios disminuyen considerablemente. Independientemente de la época, amanece a las 6 de la mañana y anochece a las 6 de la tarde, por lo que combiene madrugar un poco para aprovechar bien el día.

Saborear sus platos culinarios es otro de los placeres que no podrás dejar de hacer. Tomando el arroz como principal ingrediente, la gastronomía balinesa es rica en ingredientes de la zona, dando lugar a sabores propios. Pueden servirte la comida en hojas de palma, y en los pueblos costeros, abundan el pescado y el marisco.

El hombre de sus antepasados ha dejado un legado sorprendente que a nadie deja indiferente. Se trata de una arquitectura impregnada por la genialidad, que da paso a numerosos templos de piedra de gran embergadura. Lugares sagrados y religiosos, ruinas antiguas con un encanto especial del que nadie escapa, muestran gran carga de misterio. Ubicados en impresionantes parajes naturales, presentan una decoración y una serie de representaciones magistrales, que transmiten cierta armonía y desconcierto a la vez; provocando la más absoluta admiración.

Actividades en Bali

En Bali hay mil y una actividades para hacer, pero sencillamente recorrer la isla, puede ser la reina de las actividades en este lugar lleno de encanto y belleza. Hay mucho que ver, explorar y sentir únicamente transitando cada uno de sus rincones y constituye una gran oportunidad para estimular todos los sentidos.

Se pueden realizar deportes y actividades de diversos tipos, por tierra, mar y aire. Escalada, rafting, parapente, excursiones por rutas guiadas, quads, tours en bicicleta o en todoterrenos, recorridos en barco, motos acuáticas, esquí acuático, buceo e incluso caminar por el fondo marino con equipos especiales, son algunos ejemplos de lo que nos ofrece esta isla. Todo está preparado para satisfacer al turista más exigente y hacer que tus aventuras sean memorables.

Posee playas paradisíacas que invitan a pasear por la arena blanca bajo el sol; el mar se ofrece para sumergirte en su mundo marino, buceando por impresionantes arrecifes de coral y sus especies marinas. Incluso puedes adentrarte en los restos de un barco de la II Guerra Mundial abandonado en el fondo del mar, como si de una película se tratase. A todo ello se le suma la flora y fauna que cubre la isla, como un manto de riqueza vegetal y animal.

Muy popular por su carácter exótico y punto de mira para turistas de todo el mundo, Bali es siempre atractiva para disfrutar de su selva tropical rodeada de animales exóticos.

Conocer sus gentes y su cultura es muy enriquecedor. Hay multitud de escapadas conducidas por guías, que son muy interesantes a la hora de obtener más información sobre la isla y su fascinante historia. Algo que no te debes perder. Adéntrate en los misterios más recónditos a la vez que contemplas sus escenarios, asombrosamente ejecutados sobre materiales imposibles con formas espectaculares. Déjate maravillar por las danzas que ofrecen sus indígenas, con sus trajes regionales típicos de la zona. La agrupación musical de Gamelan, muy arraigada a la tradición balinesa, tocando instrumentos de de todo tipo, es una exhibición digna de ver.

Hay a nuestra disposición diversos tours culturales de distintas duraciones y destinos, para que elijas los que más te gusten; Así como visitas guiadas privadas en las ciudades más importantes.

Qué ver y hacer cuando hagas un viaje a Bali

Los balineses también ofrecen la posibilidad de hacer pequeños talleres sobre sus costumbres para acercarte más a su pueblo y vivir más intensamente su cultura. Existen talleres de platería o de batik, técnica empleada para teñir las telas originales de la zona. Una de las prendas más comunes es el sarong; utilizada por hombres y mujeres, se coloca alrededor de la cintura a modo de falda. En la mayoría de los templos se debe entrar con sarong, y se ofrecen en la entrada como préstamo; pero puedes adquirir uno en cualquier mercado.

Existe mucha oferta de actividades relacionadas con el descanso y la relajación, convirtiéndose en una propuesta característica de Bali. Existen multitud de balnearios y spas, dispuestos para que dediques tiempo para ti y experimentes uno de sus tratamientos corporales. Además también puedes acudir a una clase de yoga en plena naturaleza, para equilibrar cuerpo y mente de la manera más fresca y beneficiosa. Los masajes balineses son famosos para reducir el estrés al mínimo; hay ofertas de reflexología, acupresión, estiramientos y aromaterapia que son muy terapéuticos y proporcionan un gran bienestar.

Aldeas, campos de arroz y pueblos indígenas constituyen un tesoro en sí mismo, y son lugares perfectos para perderse y dejarse envolver por la cultura indígena.

Sin embargo hay una serie de ciudades destacables que son más populares por su contenido recreativo.

Suminyak, ciudad costera al sur de Bali, de playas cubiertas de fina arena blanca y silvestre vegetación, es testigo de las puestas de sol más espectaculares. Paseando por la playa puedes encontrarte alguna ceremonia balinesa, una exhibición de danza o rituales para realizar ofrendas a sus dioses. Ofrece diversas rutas para visitar sus templos más escondidos, que ponen la guinda a este enjambre de arquitectura misteriosa y naturaleza  salvaje.

Cuenta con una serie de museos y galerías que cobijan obras del más puro arte balinés, ideales para impregnarse de su creatividad o adquirir un recuerdo de tu viaje. Entre ellos se encuentra la galería Purpa Art Gallery, el Museum Trick Art 3D y el Nyaman Gallery con obras maravillosas y muy buena reputación.

Así mismo contiene multitud de balnearios y tiendas de todo tipo que no podrás dejar de visitar.

Ubud en el interior de la isla, esconde una serie de impresionantes templos que te atraparán desde el primer momento. Se podría decir que Ubud es el centro artístico, espiritual y cultural de Bali, con una gran oferta de entretenimiento y un importante desarrollo turístico. Museos y galerías a la vanguardia del arte hacen de Ubud un gran foco artístico de la zona.

Entre la multitud de tiendas de artesanía, espectáculos y museos, destaca el mercado de Ubud, famoso por la enorme concentración de productos de todo tipo originales de la isla. En él se emplea el regateo, como en el resto de Indonesia; abre todos los días y es un buen lugar para adquirir un souvenir.

Extensos campos de arroz a lado de la ciudad son un regalo para la vista, con hermosos senderos para caminar y disfrutar de uno de los parajes más representativos de Bali.

Destaca la Reserva Natural de los Monos Sagrados, en Padangtegal. Los indígenas lo perciben como un centro espiritual, donde viven cientos de monos menudos y de cola larga, que sin duda te harán reir con sus travesuras. Están acostumbrados a los turistas e incluso puedes darles de comer gracias a los puestos de banas situados a su alrededor. Contiene en su interior varios templos hindúes con tallas realmente magistrales que otorgan al lugar de un ambiente místico y embaucador. La entrada cuesta 30.000 IDR (unos 2 €).

Merecedor de visitas, es el Palacio Puri Saren Agung, una de las atracciones más turísticas de Ubud. En él vive la familia real de Ubud y es escenario de espectáculos balineses en multitud de ocasiones. Otro de los templos es el Pura Taman Sarawasti, presidido por un hermoso estanque con flores de loto, donde se aprecian las tallas que representan a Dewi Sarawasti, diosa de la sabiduría.

Kuta, al sur de Bali, contiene las mejores playas de la isla, lugar idóneo para los amantes del sol y los deportes acuáticos como el surf. Ocho kilómetros de arena fina por donde siempre es un placer pasear o incluso tomar unas clases de surf. Esta ciudad está repleta de alojamientos turísticos, complejos, restaurantes y bares de copas donde la fiesta no descansa. Tras las maravillosas puestas de sol, nace la noche balinesa más extrovertida y frenética; y sin duda ofrece la mejor combinación de ambiente playero y fiestero.

Además de la infinidad de tiendas que contiene, posee un parque acuático para los amantes de las atracciones, que no tiene nada que envidiar a los parques occidentales; puedes disfrutar en él todo el día por poco dinero.

Denpasar, capital de Bali, es la ciudad más poblada de la isla. Con 800.000 habitantes al sur de Bali, cuenta con aeropuerto y una gran oferta de mercado. Sin embargo Denpasar no es tan turístico como otras ciudades, y los productos de sus múltiples mercados son ciertamente más económicos que los demás. Esta ciudad contrasta con el resto de la isla por su frenética vida, continuamente en movimiento. Agitada por su elevado tráfico y la gran cantidad de población, no es el lugar idóneo para descansar.

También hay otras ciudades dignas de visitar como Canggu, Sukawati o Sanur entre muchas otras, así como actividades específicas de cada pueblo o ciudad. Cada año se van renovando para ofrecer al turista lo mejor de Bali y siempre habrá rutas nuevas o actividades innovadoras.

Viajar a Bali

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies